Protesta IbercajaA las nueve de la mañana de este jueves 13, funcionarios del juzgado fuenlabreño acudían a la calle Móstoles número 37 para proceder al desahucio de Carmen y Mihai, quienes llevan sin pagar su hipoteca con Bankia desde 2008. La mujer, propietaria de la casa, perdió su negocio con la crisis y ahora sólo recibe 140 euros de servicios sociales del Ayuntamiento fuenlabreño. Casi medio centenar de personas han conseguido parar el desahucio, como ya sucediera con Carmen y Rául.

Carmen tiene 60 años y la quiebra de su negocio, la dejó en la peor situación. Con una hipoteca de 1.100 euros al mes, intentó negociar con el banco e ir pagando una cantidad más baja, poco a poco, pero no fue posible.
La situación se agrava, teniendo en cuenta, que vive con su pareja, Mihai, un joven rumano de 28 años con una minusvalía del 38%, que a pesar de tener preparación como cocinero, no puede trabajar en ello. Ahora, viven con los 140 euros que les ofrece Servicios Sociales, que también le pagan luz y agua. La edad de Carmen tampoco «ayuda para integrarse en el mercado laboral»,  según reconoce la afectada.
Roque Marchal, de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, recuerda que la ley recoge que» no se puede desahuciar a personas en riesgo de exclusión social. Ahora queda volver a recurrir al juez». Marchal pedía una moratoria al banco hasta que esta pareja pueda rehacer su vida
El apoyo popular, con casi medio centenar de personas concentradas ante la casa, ha evitado el desalojo. El caso de Carmen y Mihai ha contado con todo el apoyo de la  PAH y  también de la Oficina Municipal Antidesahucios, desde donde se ha ofrecido asesoramiento y ayuda a esta pareja.

Texto: sermadridsur.com

Foto: archivo