Minerva_RIE2García tiene 27 años y es una fuenlabreña que ha vivido desde siempre, hasta el pasado mes de octubre cuando se marchó a Oregón (E.E.U.U), en el barrio de El Arroyo. El 17 de febrero pondrá rumbo a El Salvador, donde realizará un proyecto de cooperación para la Red Internacional de Educación (RIE), una asociación española que persigue la renovación educativa en las escuelas. Además, nos adentramos en el lado más personal de Minerva, que nos cuenta lo que para ella ha significado y significa Fuenlabrada.

Pregunta: Explícanos de manera esquemática en qué va a consistir vuestro proyecto en El Salvador

Respuesta: El proyecto que llevaremos a cabo mi compañera Esther y yo consistirá en la realización de un curso de Renovación Educativa en la UES Paracentral de San Vicente para los estudiantes de Parvularia y Básica. Además, para la puesta en marcha de la parte práctica, contaremos con el apoyo de dos centros del municipio de San Vicente, lo que supone la cooperación de ambos ámbitos educativos, universitario y escolar.

¿Qué conocimientos sobre el país tienes? ¿Qué esperas encontrar a tu llegada?

Se basan en datos puntuales sobre sus historia, clima, sistema educativo, localización, etc. Sin duda ampliables. Lo que espero encontrarme es un país cálido no en temperatura (aunque también) sino en trato, en cualquier caso hospitalario; además de una fauna y flora sin igual. En cuanto a los aspectos directamente influyentes en el proyecto, considero que hay que tener un contacto pleno con el ambiente antes de realizar ninguna valoración al respecto.

¿Cuáles son los objetivos que te gustaría conseguir allí?

Lo ideal sería alcanzar todos los objetivos que plantea el proyecto. Aquí entraría que los centros escolares de San Vicente se impliquen activamente y consigan una renovación pedagógicas; además de facilitar las herramientas necesarias al alumnado de Magisterio de Básica y Parvularia de la UES-Paracentral de San Vicente para lograr dicha renovación.

¿Cómo te sientes a tan poco tiempo de que todo empiece?

Me siento con mucha ilusión. Creo que esa es la palabra que mejor describe mi estado anímico. Me encuentro con fuerza y ganas de aprender de la gente, de la cultura, del proyecto en sí. Tengo muy buenas sensaciones y expectativas en cuanto al proyecto y eso no hace sino aumentar mi deseo de empezar.

¿Qué es lo que más te ha llamado la atención de RIE para embarcarte en un proyecto de este tipo?

Lo que más me ha llamado la atención de RIE (aparte del proyecto en sí) son los principios educativos que defiende. La educación en valores parece estar un poco arrinconada por la acumulación de información (aprendizaje por memorización) que marca el camino a seguir del sistema educativo. Personalmente, apuesto por sacar de ese rincón valores, como la tolerancia, el respeto, etc . Eso es lo que más gusta de RIE: su búsqueda del desarrollo pleno de la persona como individuo que vive en sociedad respetando sus diferencias y similitudes, mediante la cooperación o la igualdad.

Este proyecto tiene un carácter voluntario y eso supone mucho esfuerzo (y dinero) por vuestra parte para realizarlos, ¿Qué es lo que a ti te impulsa a realizar acciones o proyectos de este tipo?

Me impulsa la consideración de la educación como arma para cambiar la sociedad. Tenemos la oportunidad de hacer del mundo un lugar mejor. Entonces, ¿por qué no?

¿Qué crees que puede aportarte personalmente este voluntariado?

Creo que este proyecto puede aportarme un crecimiento a nivel personal y profesional. Personal, porque el contacto con otra cultura siempre enriquece y ayuda a comprender otras realidades hasta el momento no experimentadas. Profesional, puesto que la colaboración con otros profesionales de la educación de ámbitos como la escuela o la universidad implica un intercambio de conocimiento y su puesta en práctica, además de llevar a cabo actividades hasta la fecha no realizadas.

Dentro de los principios educativos que propone RIE ¿Cuáles son los que tú crees más importantes o urgentes a trabajar?

Destaco principalmente uno que, para mí, es el que pone la maquinaria en movimiento. Éste es la creación de una escuela basada en el respeto. Éste combinado con la empatía puede dar como resultado el derribo de barreras como la violencia o la intolerancia. Es por esto que, creo que es una idea tan potente como necesaria y urgente, pues determinará, por un lado, las acciones futuras de aquellos que se vieron inmersos en este principio, y por otro, el tipo de sociedad.

¿Qué papel crees que tiene la educación en la sociedad actual?

La educación puede ser utilizada como arma de destrucción o como herramienta de construcción. Actualmente, con los conocimientos que se tienen, la educación, desde mi punto de vista, es el vehículo adecuado para que las personas se desarrollen plenamente y se llegue a alcanzar una convivencia basada en aspectos fundamentales como el respeto o la tolerancia.

Un deseo que esperas ver cumplido a tu vuelta

La satisfacción de todos los participantes en el proyecto por el trabajo realizado y, por consiguiente, la continuidad del mismo para el siguiente curso escolar.

MINERVA Y FUENLABRADARed Internacional Educación

¿Echas de menos Fuenlabrada durante este tiempo que estás fuera?

La verdad es que sí echo de menos Fuenlabrada. Echo mucho de menos a mi familia, a mis amigos… conversaciones tan simples como: “¿qué haces ahora?”, “nada”, “¿te bajas un rato?”, “venga va”; son esas pequeñas cosas las que más se añoran. Muchas caras, muchos momentos, muchas historias que contar. Eso de tomarte algo rápido, “pasarte” un ratín por el “Sound”,  que te den las 6 de la mañana y acabar en el “Don Chu’” es algo que me saca una sonrisa al recordarlo. Ir a por una pizzas al “Di Carlo” o ir a la “tete” y pasar horas hablando. Sin duda, las personas que forman parte de mi vida son las que me han hecho y me hacen crecer cada día y, a un océano de distancia, pensar en ellas es lo que más me anima a mirar hacia delante, porque, en definitiva, sin ellas no hay sitios ni momentos especiales.

¿Qué otros recuerdos de Fuenlabrada te vienen ahora a la cabeza?

Algo que recuerdo con mucha alegría son los carnavales. Cuando iba al cole (CEIP Aula II) la semana de carnavales se convertía en un gran evento. Al menos para mí, pues mi madre (que es una artista, y no lo digo porque sea mi madre) me hacía unos vestidos preciosos: cada año de una cosa diferente. Y claro, yo iba feliz. Tengo muy buenos recuerdos del cole. Recuerdo bailar canciones enteras de las Spice Girls en el recreo (yo era Mel. B., lo confieso), recuerdo aquellos pantalones de campana azul pitufo que no me quitaba, hacer los deberes en casa de alguien o ir a la “Chaplin” a comprar los libros del curso o algo de material.

Ya en el instituto (IES Joaquín Araujo), unos de los profesores que más me marcó es el de filosofía, Ignacio Rubio, si no recuerdo mal. No me gustaba nada esa asignatura y además él fue mi tutor un año. Otra cosa que tenía en “insti” era el parque de “El Oli”, que nos ayudaba a “descansar” de vez en cuando de las clases.

Siempre, hasta ahora, habías vivido aquí ¿Cuál es el sitio que más te gusta de la ciudad? ¿Dónde crees que has pasado más tiempo?

Uno de los sitios que más me gusta es el parque de al lado de mi casa. Sinceramente, no conozco su nombre oficial, lo vi aparecer pues, cuando era pequeña, ese terreno era campo y ya le pusimos un nombre. Así que para mí es el parque de “Las tres torres” o de “las torres”, dependiendo del grado de vagancia del día.  Y ahí, sin duda, he pasado muchos momentos teniendo en cuenta que está en mitad del camino entre el instituto al que asistía y mi casa. Ha sido lugar donde ver los fuegos artificiales en las fiestas o el lugar de encuentro en verano para bajarte un rato después de cenar. Otra de las cosas que más me gusta del barrio donde vivo es que se encuentra en el límite por el sur, lo que se conoce como Valdeserrano, y eso me da una vía de escape para esos días en los que quieres desconectar.

¿Sigues desde la distancia lo que ocurre en Fuenlabrada?

Sigo lo que ocurre a través de mis amigos, que de vez en cuando me mandan “reportajes” sobre lo que va pasando por allí, pero nada oficial. Sin embargo, sabiendo de esta página intuyo que se va a convertir en mi principal fuente de información fiable sobre la ciudad que me ha visto crecer.

¿Qué mejorarías de Fuenlabrada?

Hay algunas cosas que mejoraría. Entre ellas sería el desarrollo de la educación pública y de calidad desde la etapa de infantil (no guarderías, ya que a los niños no se les guarda cual “trasto” en el fondo del armario) hasta la universidad en todas las áreas. Para ejemplificar esto, nombraré dos hechos concretos.

El primero de ellos sería situaciones como las que se dieron el pasado verano de 2014 en el CEIP Arcipreste de Hita o en el CEIP Carlos Cano que, desde mi punto de vista, son simplemente vergonzosas y evitables. Una pequeña muestra más del ansia privatizadora que se respira en el ambiente. El segundo de los hechos lo relataré en primera persona. En mi caso, no pude estudiar en el campus de Fuenlabrada de la Rey Juan Carlos, pues la universidad no ofertaba la carrera que deseaba cursar -Pedagogía-, por lo que tuve que desplazarme a la Universidad Complutense de Madrid y a la Universidad de Alcalá de Henares.

La oferta de estudios en el área de Humanidades está muy limitada a ciertas universidades públicas, lo que implica un largo desplazamiento y un aumento en el coste de éste, entre otras consecuencias, para aquellos estudiantes interesados en áreas no relacionadas con las tecnologías, los negocios, etc.

Algún mensaje final desde Oregón que quieras dejar a los fuenlabreños

El mensaje que les dejaría es que sí se puede. No importa lo fuerte que te pegue la ola, siempre hay ocasión para levantarse y con la cabeza alta, como se está demostrando en los últimos tiempos en Fuenlabrada (como ejemplo, los centro nombrados anteriormente o el caso conocido de Coca-Cola). Somos de la periferia de Madrid, de la zona sur, no tenemos grandes montañas, ni grandes ríos y nuestra arquitectura no se constituye de palacetes. Pero creo que hemos demostrado fuerza, perseverancia y solidaridad, todo ello aliñado con ilusión. Pues al final, eso es lo más importante, la calidad de las personas que habitan el municipio y Fuenlabrada está llenito de gente merece la pena conocer.

MÁS SOBRE NUESTRA VECINA

Nombre completo: Minerva García Lucas

Edad: 27 años

Formación académica: Licenciatura de Psicopedagogía (Universidad de Alcalá, España, septiembre 2011).

Último trabajo: Desde enero a agosto de 2014 participó en la creación y puesta en práctica de un taller de integración social, teatro y actividades de ocio y tiempo libre para población reclusa enmarcadas en un proyecto de interculturalidad.

¿Primer proyecto de voluntariado? Desde que empezó las prácticas del primer curso del segundo ciclo de Psicopedagogía hasta agosto de 2014 ha colaborado con la asociación ADYF en los talleres impartidos en el centro penitenciario Madrid II.

Principales aficiones: Sus principales aficiones son la práctica de deporte (afirma Minerva que cualquiera le viene bien cuando se trata de pasar un rato divertido), viajar y conocer diferentes culturas, la música, el cine e ir al teatro.

Texto: Álvaro Díaz