Manuel Robles, alcalde de Fuenlabrada, ha presentado al nuevo consejero de Educación, Rafael Van Grieken, un convenio de legislatura que incluye la construcción de dos colegios en los nuevos barrios, el aumento de la oferta en Formación Profesional y la inversión en la adecuación de los equipamientos educativos, entre otros asuntos. Hay que tener en cuenta que Fuenlabrada es la ciudad con más población escolar de la región después de Madrid. «El consejero se ha mostrado receptivo a nuestras peticiones, aunque la mayoría son compromisos ya adquiridos por el anterior ejecutivo regional», explica Manuel Robles.

Las propuestas más importantes pasan por la construcción de dos colegios en los nuevos barrios del Hospital y Vivero, donde ahora son escolarizados los niños en centros situados fuera de su zona, y la puesta en marcha de una nueva oferta educativa en formación profesional porque son muchos los jóvenes que se quedan sin plaza escolar en la ciudad.

Por otro lado el alcalde, que ha estado acompañado en el encuentro por el concejal de Educación, Isidoro Ortega, insistió en la urgente necesidad de dotar al colegio de Educación Especial Sor Juana Inés de la Cruz de una rampa, un ascensor y cuatro aulas y la construcción de una rampa en el colegio Greenpeace, ya que este centro atiende de modo preferente a alumnos motóricos.

Otra de las reivindicaciones pasa por cubrir las instalaciones deportivas de los colegios Carpe Diem y Velázquez y la confección de un plan de inversiones para rehabilitar los colegios. «Para este fin hemos propuesto un partida de seis millones de euros al 50 por ciento Comunidad y Ayuntamiento para toda la legislatura», apunta Robles.

Otros de los asuntos abordados en la reunión son: la subvención regional para los programas de extensión educativa Amanecer y Atardecer y la extensión de las becas de comedor en periodo no lectivo. La reunión forma parte de la ronda de conversaciones que está manteniendo el alcalde con cada uno de los consejeros, tras el encuentro que mantuvo este verano con Cristina Cifuentes.

Texto: Ayuntamiento de Fuenlabrada