Los operarios y operarias del Servicio de Limpieza del Ayuntamiento de Fuenlabrada realizan durante estos días un ingente trabajo adicional al que llevan a cabo de manera rutinaria para extremar las medidas higiénicas y evitar a la población posibles contagios.

Algunas de las tareas que realiza este colectivo se centran en la limpieza y desinfección diaria de las asas de cada uno de los 1.210 contenedores que hay repartidos por toda la ciudad. Además, con una frecuencia semanal, se limpian con jabón desinfectante y equipos de hidropresión todos los buzones y plataformas de los contenedores de la vía pública.

Los puntos en los que se registra una mayor afluencia de público como son los accesos a establecimientos comerciales, centros de salud, farmacias, paradas de autobús, Metro y Renfe, Hospital, etc&, se limpian en profundidad con equipos de hidropresión, utilizando agua reforzada con detergentes tensioactivos de arrastre, específicos para la limpieza viaria.

En total se registran unos 345 puntos de accesos, lo que supone unas 1.500 actuaciones semanales. También se actúa en los sitios indicados por el Departamento de Sanidad, como en el viario del Parque Miraflores.

Para evitar la generación de partículas en suspensión en el aíre, este colectivo ha dejado de usar la sopladora en el barrido mixto, así como el escobón en el barrido manual.

Por otro lado, se vacían los 474 contenedores de excrementos caninos, según su uso, que no ha descendido durante el período de alarma, y se revisan las islas ecológicas a diario -mañana y tarde- para evitar que exista acumulación de residuos fuera de los contenedores.

Disminuye el vidrio por el cierre de la hostelería y aumentan los envases ligeros por el mayor consumo en casa
En lo relativo a la gestión de residuos, continua la recogida habitual de papel, cartón, envases y vidrio. Si comparamos los kilos recogidos en marzo de 2020 con respecto al mismo mes del año anterior, vemos cómo afecta también esta crisis a la generación de los residuos ya que, por ejemplo, ha disminuido el vidrio un 15 por ciento debido al cierre de la hostelería, y ha aumentado la generación de envases ligeros, reflejo de que se consume más en casa, y además se separa para reciclar.

Los y las trabajadoras agradecen a la población, sobre todo a niños y niñas, las muestras de agradecimiento que dejan para ellos en los contenedores cuando depositan sus residuos.