La Empresa Municipal de Transportes de Fuenlabrada reducirá a partir de mañana su actividad al 62% de su capacidad y suspenderá temporalmente la línea 6, creada para conectar la ciudad con el cementerio de la ciudad, actualmente cerrado al público.

El resto de líneas, que conectan todas ellas con el hospital de la ciudad, seguirán funcionando. Los sábados, domingos y festivos, el número de servicios se reducirá hasta el 65% de la actividad normal.

La medida trata de adaptar el servicio de autobuses al escenario de la crisis sanitaria generada por el COVID-19 y que ha supuesto un drástico descenso de hasta el 90% en el número de pasajeros que utilizan diariamente la EMT de Fuenlabrada.

La reducción del servicio supondrá una reducción de la frecuencia de paso de los autobuses.