El Ayuntamiento ha aprovechado el cierre de las áreas infantiles y zonas de ejercicio al aíre libre, a causa de la crisis sanitaria, para finalizar la remodelación de estos espacios de encuentro y que estén listos y a punto una vez se levante la prohibición de uso y puedan disfrutarlas los niños y niñas para jugar y adultos para hacer actividad física.

Las actuaciones llevadas a cabo en la ciudad se engloban en un plan de renovación de mobiliario urbano que se ha desarrollado en el último semestre y finaliza con estos trabajos. En total se ha actuado en una treintena de puntos de la ciudad y a los trabajos de mejora y rehabilitación se ha destinado un presupuesto de 500.000 euros.

En concreto, en esta última etapa se ha actuado en las calles Sevilla, paseo de la Salud y parque Mariana Pineda con la renovación de juegos en el área infantil y en la calle Ernesto Ché Guevara con el cerramiento de la zona de ejercicio de mayores y pintado de los aparatos, además del cambio de talanquera y en el parque de los Derechos Humanos donde se ha cambiado el cerramiento, delimitando el perímetro del lago.

Estos espacios fueron clausurados el pasado 13 de marzo cuando se decretó el Estado de Alarma y aunque los parques abrieron al público el 2 de mayo, éstas permanecen clausuradas para evitar concentración de personas y contagios, hasta que se levanten las restricciones.