El Ayuntamiento de Fuenlabrada va a reducir en un 2% el tipo que le corresponde aplicar al Impuesto de Bienes Inmuebles. Palía así el incremento que sufrirán los recibos a causa de la revisión del valor catastral de las viviendas que se hace con carácter nacional. Con esta medida, se trata del tercer año consecutivo que el Consistorio baja este tipo impositivo. El resto de impuestos, tasas y precios públicos quedarán congelados en 2016, salvo algunas excepciones.

Así lo ha anunciado hoy la concejala de Hacienda Raquel López quien ha señalado que el Ayuntamiento ha buscado un ahorro para los ciudadanos, consiguiendo con esta medida amortiguar la subida que para los contribuyentes supondrá la revisión catastral. La responsable de las arcas municipales ha señalado que con esta disminución demostramos que es posible equilibrar presupuestariamente las cuentas públicas a la vez que se realizan políticas sociales de ayuda para atender las dificultades económicas de nuestros vecinos.

El IAE para empresas cuya cifra anual de facturación excede de un millón de euros, subirá un 2 %. Medida que según la edil parece justa, con el objeto de que las empresas con un mayor volumen de negocio hagan un esfuerzo solidario plasmado en un incremento muy modesto del 2%.

La Plusvalía se mantiene igual que el pasado año, cuando disminuyó casi un 10 por ciento para las transacciones más habituales entre los ciudadanos, aquellas que se efectúan con plazos superiores a los 5 años y que no tienen carácter especulativo.

Además, al igual que este año, los vecinos de Fuenlabrada afectados por desahucios o dación en pago de sus viviendas no tendrán que hacer frente a la Plusvalía, sino que lo harán los bancos. Fuenlabrada ha sido uno de los primeros municipios de España en aplicar esta medida, aprobada el pasado año.

Las bonificaciones y las medidas para facilitar el pago también se mantienen, como el abono del IBI en dos plazos o la reducción del 50% a familias numerosas.

Además, si el ciudadano los solicita, se puede beneficiar de planes personalizados de pago, como agrupar todos los impuestos y fraccionarlos hasta en seis meses.

Raquel López ha señalado que para la elaboración de estas ordenanzas, el Ayuntamiento ha tenido en cuenta las circunstancias socio-económicas de Fuenlabrada, favoreciendo la disminución de la presión fiscal del ciudadano, pero haciendo una previsión real de los ingresos necesarios para mantener la calidad de los servicios públicos concreta el edil.