Hasta el día 11 de noviembre la Policía Local está llevando a cabo una campaña de vigilancia de los pasos de bomberos y vehículos de emergencia para evitar que se aparquen coches que impidan o dificulten el paso en caso de urgencia.

Estas zonas, señalizadas a tal efecto y en las que está prohibido estacionar, permiten que vehículos de los servicios de bomberos, ambulancias o de policía tengan fácil acceso a todas las viviendas de la comunidad, por lo que es de gran importancia que nada les obstaculice el paso si tienen que acudir a socorrer a una persona, señala la concejala de Seguridad Raquel Carvajal.

Los vehículos que incumplan la prohibición de estacionamiento serán sancionados con multas que pueden llegar hasta los 200 euros. Además, pueden ser retirados de la vía pública por la grúa municipal, teniendo que abonar también la tasa correspondiente.